dijous, 20 de febrer de 2014

ISS Lunes 24 febrero 2014





Una estupenda oportunidad de ver a simple vista la Estación Espacial Internacional pasar sobre nuestras cabezas. Atentos el lunes a eso de las 19:30 h. Brillará un montón!!! 

Damos las gracias a: Ana María Mateos por compartir esta información.
 

dimecres, 12 de febrer de 2014

Descubren un nuevo cometa desde el Observatorio de El Teide


El cometa P/2014 C1, visto desde Argentina


Un equipo de astrónomos de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha descubierto un cometa hasta ahora desconocido cuando estaba orbitando alrededor del Sol. Los expertos han destacado que se trata de un objeto "extremadamente débil" y que su órbita pasa entre Júpiter y Marte, por lo que no se acercará a la Tierra. 

El avistamiento se produjo durante una serie de observaciones rutinarias en el Observatorio del Teide (Tenerife) el pasado 1 de febrero y la confirmación del hallazgo fue publicada tres días más tarde por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, después de que otros ocho observatorios consiguieran el mismo resultado que el equipo de la ESA. 

Órbita del cometa P/2014 C1 TOTAS ESA


Este tipo de hallazgos se realizan a través de software, que compara imágenes sucesivas para encontrar objetos que se mueven sobre el fondo del campo estelar. En el caso de este equipo ha estado trabajando en colaboración con la ESA desde 2010, realizando encuestas periódicas del cielo con el fin de confirmar la presencia de cuerpos extraños. 

El responsable del departamento de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs) de la ESA, Detlef Koschny, ha destacado que "todos los cometas son interesantes por el papel que han desempeñado en la existencia de agua en la Tierra". 

Así, ha recordado que, a finales de este año, la sonda Rosetta se encontrará con un cometa, 67P/Churyumov-Gerasimenko, con el fin de estudiar su núcleo y el gas y el polvo circundantes. "Así que este es un gran año para descubrir un cometa", ha concluido.

Fuente: El Mundo y Europa Press
 

La Estrella Polar









La Estrella Polar es la estrella visible del hemisferio norte más cercana al punto hacia el que se dirige el eje de la Tierra, señalando de manera aproximada la situación del polo norte celeste. La Estrella Polar ha sido utilizada por los navegantes a través de la historia y todavía se utiliza para determinar el acimut y la latitud.

Si se observa regularmente y a lo largo del año el cielo Norte, se puede observar que todas las constelaciones giran en torno a una zona, y hay una estrella cuya posición relativa es constante. Esa estrella es la estrella Polar. Actualmente, la estrella Polar -en el hemisferio norte- es α Ursae Minoris, el más brillante astro de la Osa Menor. Es una supergigante amarilla a 431 años luz de la Tierra, con una luminosidad 2440 veces superior a la del Sol y un radio 45 veces mayor.

Para localizar la estrella Polar en el cielo, basta con prolongar la línea que determinan las estrellas Merak y Dubhe, dos estrellas de la Osa Mayor, encontrándose la Estrella Polar a una distancia equivalente a unas 5 veces la distancia de separación de las dos estrellas mencionadas, tal y como se ve en el gráfico.

La Estrella Polar en el pasado:

Por el efecto denominado precesión de los equinoccios, los polos celestes se desplazan con relación a las estrellas, por lo que la estrella Polar en cada hemisferio no es la misma a lo largo de la historia.

Hace 4800 años la estrella más cercana al polo norte -y por tanto estrella Polar- era Thuban, en la constelación del Dragón. Esta estrella se encontraba más cerca del polo celeste, a 10' frente a los 50' de la estrella Polar actual.

Hacia el año 1900 a.C. la estrella Kochab comenzó a sustituir a Thuban como estrella Polar. Esta estrella -la β de la Osa Menor- fue usada como estrella polar entre el 1500 a.C. y 500 a.C. Figura como estrella Polar en las obras de Homero y fue utilizada por los antiguos árabes que la llamaban "Al Kaukab al Shamaliyy", es decir, "La Estrella del Norte".

A partir de esa época, la estrella Polar se fue acercando a nuestra α Ursae Minoris, pero durante mucho tiempo no existió ninguna estrella brillante que marcara el polo celestial.

En torno al año 800 d.C. una pequeña estrella doble de la constelación de Camelopardalis -la Jirafa- ostentó la posición de estrella Polar, hasta que hace poco más de mil años la estrella α Ursae Minoris obtuvo la consideración de estrella Polar que mantiene hasta hoy día.

La Estrella Polar en el futuro:


α Ursae Minoris seguirá siendo nuestra estrella polar hasta el año 3500 d.C. aproximadamente, a partir de esta fecha la estrella binaria Errai (también llamada Alrai o γ Cephei) de la constelación Cepheus marcará más exactamente el polo norte celeste. Será en el 4000 d.C. cuando se sitúe en la posición más óptima.

A partir del año 5200 d.C. la estrella Polar será Alvahet -Iota Cephei-. Hacia el año 7400 d.C. la estrella Polar será Sadr -γ Cygni-, la segunda más brillante de la constelación del Cisne.

En el año 13600 d.C. la estrella de primera magnitud Vega -Alfa Lyrae / α Lyr- será la más brillante de todas las estrellas Polares durante al menos 3000 años, al igual que lo fue hace 12000 años al finalizar la última glaciación.

-¿Estaremos aquí para verla?

Escrito por: José Angel Sánchez.


divendres, 7 de febrer de 2014

La Tierra vista desde Marte




Ese insignificante punto blanco en el cielo de Marte es nuestro planeta. La fotografía la acaba de publicar la NASA y fue tomada por el robot 'Curiosity' el pasado 31 de enero. La imagen recuerda las palabras del divulgador Carl Sagan sobre otra fotografía de la Tierra tomada en 1990 desde el espacio: "Considera de nuevo ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestra casa. Eso somos nosotros. Todas las personas que has amado, conocido, de las que alguna vez escuchaste, todos los seres humanos que han existido, han vivido en él. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de ideologías, doctrinas económicas y religiones seguras de sí mismas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada niño esperanzado, cada inventor y explorador, cada profesor de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí —en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol". 



dijous, 6 de febrer de 2014

Kepler descobreix un planeta que balla amb temporades estranyes


A la Terra, el cicle de precessió dura 26.000 anys. El moviment de precessió planeta Kepler-413B, o balancejos, salvatgement sobre el seu eix de rotació, en un cicle de tan sols 11 anys.
Crèdit de la imatge: NASA, ESA, A. Feild (STScI)
Aquesta il · lustració mostra la inusual òrbita del planeta Kepler-413b al voltant d'un parell de prop de les estrelles ataronjades i vermelles nanes. Òrbita de 66 dies del planeta està inclinat 2,5 graus respecte al pla de l'òrbita de l'estrella binària. L'òrbita del planeta trontolla al voltant de les estrelles centrals més de 11 anys. Crèdit de la imatge: NASA, ESA, A. Feild (STScI)
Imagini viure en un planeta amb temporades tan erràtics que difícilment sabríem si usar bermudes o un abric pesat. Aquesta és la situació en un món trontollant rar trobat per telescopi espacial Kepler de recerca de planetes de la NASA.
El planeta, designat Kepler-413b, un moviment de precessió, o balancejos, salvatgement sobre el seu eix de rotació, igual que la part superior d'un nen. La inclinació de l'eix de rotació del planeta es pot variar tant com 30 graus més de 11 anys, donant lloc a canvis ràpids i erràtics en les estacions. Per contra, la precessió de rotació de la Terra és relativament mansos 23.5 graus més de 26.000 anys. Els investigadors estan sorpresos que aquest planeta llunyà es precissió en una escala temporal humana.
Kepler 413-b es troba a 2300 anys llum de distància a la constel · lació de Cygnus. Circula una parella prop de les estrelles ataronjades i vermelles nanes cada 66 dies. L'òrbita del planeta al voltant de les estrelles binàries apareix a trontollar, també, perquè el pla de la seva òrbita està inclinat 2,5 graus respecte al pla de l'òrbita de la parella d'estrelles. Vist des de la Terra, l'òrbita d'oscil · lació es mou cap amunt i cap avall de forma contínua.
Kepler busca planetes mesurant l'atenuació de la llum de les estrelles quan un planeta passa per davant dels seus pares pel sol o, en aquest cas, sols pel fet que el planeta gira al voltant d'un parell d'estrelles. Normalment, els planetes de trànsit com un rellotge. Els astrònoms que usen Kepler va descobrir el balanceig quan van trobar un patró inusual de transitar per Kepler-413b.
"Pel que fa a les dades de Kepler en el transcurs de 1500 dies, vam veure tres trànsits en els primers 180 dies - un trànsit cada 66 dies - després vam tenir 800 dies sense trànsits en tot. Després d'això, vam veure 5 trànsits més en una fila ", va dir Veselin Kostov, l'investigador principal en l'observació. Kostov està afiliat amb l'Institut de Ciència del Telescopi Espacial i la Universitat Johns Hopkins a Baltimore, Md "[El proper trànsit visible des de la Terra no es preveu que es produeixin fins a l'any 2020.]"
Els astrònoms encara estan tractant d'explicar per què aquest planeta està fora d'alineació amb les seves estrelles. Podria haver altres cossos planetaris en el sistema que inclina l'òrbita. O bé, podria ser que una tercera estrella pròxima que és un company visual en realitat pot estar gravitacionalment unit al sistema i exercir una influència.
"És de suposar que hi ha planetes allà fora com aquest que no estem veient, perquè estem en el període desfavorable", va dir Peter McCullough, un membre de l'equip amb l'Institut de Ciència del Telescopi Espacial i la Universitat Johns Hopkins. "I aquesta és una de les coses que Veselin està investigant: Hi ha una majoria silenciosa de les coses que nosaltres no estem veient?"
Encara amb els seus canvis d'estació, Kepler-413b és massa calenta per a la vida tal com la coneixem. Com que orbita tan a prop de les estrelles, les seves temperatures són massa altes perquè existeixi aigua líquida, pel que és inhabitable. També és un super Neptú - un planeta gasós gegant amb una massa d'unes 65 vegades la de la Terra - el que no hi ha superfície sobre la qual sostenir-se.

Estrelles d'Orió

10feb04_430

AQUESTA NIT DE5 FEBRER 2014

Ahir , parlem de l'estrella brillant d'Orió Betelgeuse . Avui ... l'estrella brillant Rigel.
Abans que pugui trobar Rigel, vostè necessita saber com trobar Orió. Les tres estrelles blau-blanques brillants del Cinturó d'Orió són fàcils de detectar. Com es veu des de l'hemisferi nord, aquesta línia compacta d'estrelles es troba al sud fins al cel sud-est a boca de nit. És més cap al cel del nord per als observadors de l'hemisferi sud. No importa on vostè està, si es mira fora a la nit ara, el més probable és el patró que va a reprendre a terme serà Orion!
És possible observar dues estrelles més brillants que Orió - Betelgeuse i Rigel - lodge a la mateixa distància per sobre i per sota del cinturó d'Orió. Rigel es mostra en el gràfic d'avui. Mirar cap enrere enla carta d'ahir per veure Betelgeuse.
Vegem de nou Rigel. Com que es troba a uns 775 anys llum de distància, Rigel ha de ser intrínsecament extraordinàriament lluminosa brillant tan intensament en el nostre cel. Si aquesta estrella era tan a prop com el nostre sol, seria eclipsar el sol al costat de 40.000 vegades!
Encara que tant Rigel i Betelgeuse són sols supergegants extremadament lluminosos, el contrast de color marcat entre aquestes dues estrelles fa Betelgeuse i Rigel fàcilment distingibles. (Intentabinoculars , si no pots distingir els colors a simple vista.) Betelgeuse té un to vermellós, mentre Rigel brilla blau-blanc. Per cert, el color d'una estrella és molt revelador de la seva temperatura superficial.Les estrelles vermelles són frescos (2000-3500 graus Kelvin ) i en la tardor dels seus anys, mentre que les estrelles blaves i blau-blanques són calents (més de 10.000 K) i els joves, en l'apogeu de la joventut.
Els astrònoms creuen que les estrelles supergegants vermelles i blaves tant volar en les explosions de supernoves, encara que en algun moment es va pensar que només supergegants vermelles ho van fer. Busqui Rigel, l'estrella blava supergegant d'Orió, als peus d'Orió aquesta nit!
Al febrer 2014 l'nit, les estrelles d'Orió Betelgeuse i Rigel s'alineen, o gairebé line up, amb el planeta Júpiter enlluernador.
Al febrer de 2014, les estrelles d'Orió Betelgeuse i Rigel s'alineen, o gairebé line up, amb el planeta Júpiter enlluernador.
Que Júpiter et guiï Orió i les seves estrelles brillants al febrer de 2014. Si no està familiaritzat amb la constel · lació d'Orió, l'any 2014 pot deixar que el súper brillant planeta Júpiter t'ajudi. Júpiter és l'objecte d'estrella més brillant al cel de la tarda, i és a prop d'Orion ara al cel. De fet, les estrelles Betelgeuse i Rigel - estrelles més brillants d'Orió - s'alineen, o gairebé, amb Júpiter en aquests febrer 2014 nits.
Veure Mercuri en la direcció posta de sol a principis de febrer de 2014.  L'arc dels punts de lluna creixent cap a ella en la foscor i / o caiguda de la nit.
Veure Mercuri en la direcció posta de sol a principis de febrer de 2014. L'arc dels punts de lluna creixent cap a ella en la foscor i / o caiguda de la nit.
Veure Mercuri en la direcció posta de sol el 5 de febrer de 2014. El planeta Mercuri - planeta més interior del sistema solar - és a l'oest després de la posta de sol en aquests febrer 2014 nits.Moltes persones mai veuen Mercury perquè es manté prop del Sol en el nostre cel. Per atrapar, la, mira a l'oest i prop del punt de la posta del sol a l'horitzó de 60 a 75 minuts després de la posta del sol . Prismàtics poden ser útils. Com que tant la Lluna i Mercuri resideixen prop de la eclíptica - el camí de la lluna i els planetes - el "arc" de la lluna quart creixent serà apuntant en la direcció general de Mercury.
Conclusió: Aquest post descriu com localitzar brillant estrella blava-blanca Rigel d'Orió. I li diu com trobar Orion usant Júpiter en aquests febrer 2014 nits. A més ... no és massa tard per buscar Mercury després de la posta del sol.

diumenge, 2 de febrer de 2014

Planetas Enanos Trans-Neptunianos




A partir de 1992 se comenzaron a descubrir objetos que orbitan alrededor del Sol más allá de Neptuno. En la actualidad se cuentan unos 2.400 de estos objetos transneptunianos (TNO en sus siglas en inglés) pero se calcula que hay unos 70.000 con diámetros mayores que 100 kilómetros en esa zona de nuestro Sistema Solar, algunos de ellos, como Eris y Plutón, con diámetros de hasta 2.300 kilómetros. Este cinturón transneptuniano, también llamado cinturón de Kuiper, es comparable al de asteroides, situado entre las órbitas de Marte y Júpiter y formado por cuerpos más pequeños. 

El descubrimiento de estos cuerpos similares en tamaño a Plutón fue el desencadenante de su pérdida de condición de planeta. Al haber varios cuerpos de tamaño similar en la misma región orbitando en torno al Sol surgió la pregunta: ¿qué es un planeta? Y por primera vez en la historia se discutió y definió el término planeta en la reunión de la Unión Internacional de Astronomía, en Praga en 2006. A partir de entonces nuestro Sistema Solar está compuesto por ocho planetas y sus satélites, cinco planetas enanos (Plutón, Eris, Makemake, Haumea y Ceres), dos cinturones de cuerpos menores y un gran número de cometas. Hay que resaltar que Ceres, que hasta 2006 era el mayor de los asteroides, gira en torno al Sol entre las órbitas de Marte y Júpiter, mientras que los otros cuatro planetas enanos lo hacen más allá de la órbita de Neptuno. 

Los centauros 

Además de los mencionados, existe otro conjunto de cuerpos, llamados centauros, que giran en torno al Sol en órbitas entre Júpiter y Saturno. Estos objetos son bastante más pequeños, de unos cientos de kilómetros de diámetro, y serian TNO escapados del cinturón de Kuiper. El más famoso de los centauros es Chirón, que fue el primer objeto en ser descubierto con una órbita típica de un asteroide pero que mostraba actividad cometaria, o sea una coma de material volátil (agua y dióxido de carbono entre otros). Precisamente esta dualidad cometa-asteroide es la que da el nombre de centauros a este tipo de objetos. Además se empieza a pensar que puedan existir asteroides con actividad cometaria, así como cometas sin material volátil, los llamados cometas muertos. 

También hay que mencionar que algunos satélites de los planetas gigantes, como Ganímedes y Calixto (de Júpiter), Titán (de Saturno) o Tritón (de Neptuno) tienen tamaños similares a los planetas enanos y, en algunos casos, composiciones similares. 

Precisamente, las últimas investigaciones sobre la composición de estos objetos demuestran que en la superficie de estos planetas enanos, centauros y algunos satélites del Sistema Solar existen hielos. Y cuando se dice hielos, así en plural, es porque nos referimos a hielo de agua, metano, amoniaco y otros compuestos orgánicos en menores cantidades. Estos compuestos en la superficie de los cuerpos generan una geología completamente extraña para nosotros, como lagos de metano (en Titán), géiseres de nitrógeno (en Tritón), playas y dunas de mezclas de hielos con rocas... Esta parte exterior del Sistema Solar es rica en imágenes para alimentar la imaginación e inventar escenarios de películas de ciencia ficción. 

Planetas que orbitan en torno a estrellas 

Pero no solo existen cinturones en nuestro Sistema Solar. En los noventa se comenzaron a descubrir planetas orbitando en torno a otras estrellas, lo que permitió por primera vez poder comparar nuestro Sistema Solar con otros sistemas planetarios. Hoy se conocen 370 planetas en otras estrellas y en algunos casos incluso es posible observar un disco de polvo y gas alrededor de la estrella progenitora. Conocer con detalle cómo es nuestro cinturón transneptuniano nos facilita el estudio y la comprensión de estos cinturones extrasolares. 

Para terminar, hay que resaltar que estos descubrimientos han modificado muchos conceptos y definiciones en los últimos años. En la escuela aprendimos un concepto de Sistema Solar muy estático, donde los planetas y cuerpos menores se formaban en el mismo lugar donde hoy los observamos. En la actualidad, hay pruebas de que estos cuerpos, que hoy vemos a una cierta distancia del Sol, no necesariamente se formaron ahí. Existe la migración planetaria que es el alejamiento o acercamiento del planeta hacia su estrella. Por ejemplo, en nuestro caso, Neptuno se formó mas cerca del Sol que Urano y luego intercambiaron posiciones. Esta migración planetaria también se observa en otros sistemas planetarios. Mucho material helado que se formó a grandes distancias del Sol a lo largo de la historia se fue acercando hacia él (por ejemplo los centauros o los cometas), y estamos descubriendo asteroides con algo de hielo en su superficie (asteroides activos) y cometas muertos que ya lo agotaron. 

Los conceptos cambiaron, hay planetas que dejan de serlo, se descubren planetas sumamente extraños en otros sistemas, algunos asteroides tienen actividad cometaria y hay cometas sin hielo. ¿Qué más nos espera? Aún hay mucho para seguir investigando en nuestro Sistema Solar y ya podemos compararlo con otros sistemas planetarios y conocer sus peculiaridades. 

Un mar en el cinturón transneptuniano 

Los cuerpos transneptunianos se formaron mas allá de lo que se conoce como la línea de los hielos. Cada estrella tiene definida una distancia a partir de la cual es posible condensar el agua, o sea, encontrarla en su fase sólida. En el caso del Sol, esa línea del hielo de agua se encuentra en la región del cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter. Por supuesto, también existen las líneas del metano, amoniaco y dióxido de carbono, entre otros. Pero hay un dato muy interesante en los planetas enanos: según los últimos modelos del interior de estos cuerpos, podrían tener agua liquida. Según estos modelos, a grandes profundidades, y si mezclamos el hielo de agua con algo de amoniaco (solo un 5% es suficiente), la presión y temperatura alcanzadas a cierta profundidad podría ser suficiente para tener un mar de agua líquida. Los últimos trabajos presentados hablan de cantidades de agua líquida en el cinturón transneptuniano similar a la presente en los océanos terrestres. 

René Duffard pertenece al Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) en Granada

Lamines geogràfiques i astronòmiques antigues